Fidest – Agenzia giornalistica/press agency

Quotidiano di informazione – Anno 30 n° 265

Posts Tagged ‘dramas’

Quartetto Noûs

Posted by fidest press agency su mercoledì, 8 febbraio 2017

quartetto-nousMadrid 9 febbraio: Quartetto Nous (quartetto d’archi) Istituto Italiano di Cultura Calle Mayor, 86 El mito de Fausto ha tenido un enorme éxito en la literatura y en el arte. El elenco de dramas, poesías, novelas, obras líricas, incluso de ballets, que lo tienen como protagonista es larguísimo. No es solo el pacto con el diablo lo que siempre ha fascinado, sino más bien las infinitas posibilidades que se abren cuando se va más allá de los límites intelectuales y físicos del hombre. Di tumulti e d’ombre – Studio per Faust de Silvia Colasanti, está inspirado en el poema de Fernando Pessoa, en el que el héroe ha abandonado el ideal goethiano del Conocimiento y del Progreso para cantar la inutilidad de la vida y el terror de la muerte. En particular en el Tercer Acto de Pessoa la Inteligencia lucha para adaptarse a la Vida, representada por el amor, que se encarna en la figura femenina de Maria. ¿Qué haces?
 Trato de saber amar.
 Ha nacido muerto aquello que quise ser.
Aquí la derrota de la inteligencia es flagrante. El acto se cierra con el Monologo della Notte, en el que la incapacidad de adaptación a la vida es más amarga que el fracaso de comprenderla y dirigirla. Los tumulti y las ombre de Silvia Colasanti parecen inspirarse en esta lucha eterna la omnipotente fuerza del intelecto y los instintos primordiales de muerte y destrucción. En el Quartetto, encargado por la Accademia Nazionale di Santa Cecilia y cuyo estreno absoluto ha tenido lugar en el Parco della Musica de Roma el 28 de enero de 2011, la lucha se pone de manifiesto con impulsos lacerantes y amenazantes a los que sin embargo se ha dado extremo rigor formal. Ya en el íncipit imitativo de la partitura, interrumpido por incisivos acordes en sforzato, la compositora sugiere la idea del caos que nace de un aparente orden. A la búsqueda interior del alma sigue una sección inmóvil y estática hecha de breves células melódicas en las que se tiene la impresión de un héroe a la búsqueda de una vía de escape. En la sección sucesiva, prisionero de su espíritu, Fausto canta una melodía cargada de Sehnsucht: la música encarna algo que permanece inalcanzable. Sigue una parte más percusiva que transborda en volutas y entrelazamientos para llegar a una suspensión embebida de ombre y tumulti y de pánico y terror. La música de Silvia Colasanti asume así una función catártica y purificadora. La parte conclusiva del cuarteto vive aún contradicciones, ya que ve alternarse motivos líricos que anhelan la paz y breves incisos volantes que la niegan. El agitato final evoca el «misterio que envuelve tanto la Vida como la Inteligencia», un misterio que según Pessoa «llega tan cerca de los ojos de mi alma 
 que me diluyo en tinieblas y envuelto en tinieblas oscuramente me aterrorizo».
Leos Janàček decide contar en el Secondo Quartetto su gran amor por Kamila Stösslovà, treinta y ocho años más joven que él, y transformar en música su correspondencia amorosa. He empezado un Cuarteto, lo llamaré “Lettere d’amore”. Puedo por fin escribir música sobre ellas […] Contará nuestra vida. El Cuarteto, que en principio debía llamarse Lettere d’amore, luego Ricordi di Pisek, es decir, la ciudad natal de Kamila, en la versión definitiva se titula Lettere intime. Los sentimientos y las emociones suscitadas por el amor por Kamila han llevado a Janàček a crear un discurso musical caracterizado por continuos contrastes y asociaciones de imágenes sonoras en rápido movimiento, casi queriendo representar la volubilidad de los estados amorosos. En la versión original el cuarteto preveía simbólicamente una “viola d’amour” para la parte de la viola, como está indicado en la portada de la partitura autógrafa. Pero también abandona esta idea. Compuesto entre el 29 de enero y el 19 de febrero de 1928, es una de las últimas composiciones de Janàček que ni siquiera tuvo tiempo de escuchar, ya que el 12 de agosto muere de manera inesperada por un ataque de bronco-pulmonía, en una clínica de Ostrava a la edad de setenta y cuatro años. De cuánto se extrae de las cartas, cada uno de los cuatro movimientos es una’ “ocasión sentimental” inspirada por las diferentes emociones e imágenes surgidas por el recuerdo de la amada. En el Andante inicial, que evoca las impresiones del primer encuentro con la muchacha, la pasión irrumpe de manera incontrolable: sonoridades agudas, inesperadas y punzantes, arcos “sul ponticello”, contrastan con el agotamiento de melancólicos solos, reproduciendo el ímpetu del amor, pero también la tristeza de la distancia y del abandono. El contraste se advierte de forma particularmente fuerte gracias al inicial tema armonioso, que se contrapone a la breve melodía sin acompañamiento entonada por la viola. El segundo movimiento cuenta los acontecimientos de una estancia estival en Luhakovice en Moravia. Janàček escribía a Kamila la noche del 8 de febrero: Hoy he escrito en música mi más dulce nostalgia. Lucho con ella. Pero ella vence. Tú trae al mundo un hijo. ¿Qué destino tendría este hijo? ¿Y cuál tú misma? La música suena tal y como tú eres, sonriente y en llanto. Inicia con un aterciopelado tema que en la parte central deja su lugar a una escritura inesperadamente violenta y virtuosa, en tempo quinario, basada en escalas hexatonales. Sin embargo el conflicto dura un batir de alas: retorna el tema inicial seguido por una reminiscencia de los motivos del primer Andante. El tercer movimiento es la imagen de la amiga: la alegría que se funde con la ilusión, parecida a tu imagen. El 18 de febrero Janàček lo bautizaba casi con orgullo escribiendo: Hoy me he sentido como si la tierra temblara. Será el mejor. Si me saliera así de bien también el último. Expresará el temor por ti. Dominado por un tema con sello schubertiano, continuamente repetido gracias a procedimientos de aumentación y disminución, se caracteriza también por la presencia de elementos de danza y connotaciones populares. El Allegro final, una especie de rondó, tiene la función de resumir la sucesión tanto desde un punto de vista temático como dramático: se abre con un tema danzante, de carácter bárbaro, al que se contrapone un motivo de cuatro notas trinadas que recorre todo el movimiento. Se abren desgarros sonoros suspendidos y llenos de ansia que revelan el frenesí del hombre enamorado. Sobre ello escribirá: En éste último no vuelve a tocar el temor por la bella mujer, sino una gran nostalgia y al mismo tiempo su satisfacción. A través de este final toma forma la timidez del músico que queda asolado ante la grandeza del amor.
También el Quartetto per archi n. 9 in mi bemolle maggiore, op. 117 es una página que contiene el alma de otro compositor, Dmitri Shostakovich el cual en una entrevista al Times de julio de 1972, afirmaba: Los cuartetos contienen mis testimonios más íntimos. Por otra parte, también para Luciano Berio, otro exponente de nuestra contemporaneidad, el cuarteto de cuerda es la formación en la que el vnavío de la música lanza el escandallo en el mar más profundo. Dedicado a su mujer Irina Antonovna, el Quartetto n. 9 se expande sin solución de continuidad, casi como si quisiera expresar un flujo continuo de la conciencia. El primer movimiento, Moderato con moto, está marcado por la melodía dulce y sensual del primer violín, que contrasta con el tema con ritmo muy escandido confiado al violonchelo. El pasaje de una sección a otra, de un tema al sucesivo nunca es brusco y el discurso musical de este primer tiempo, como el de todo el Quartetto, es fluido y discurrido en un juego ininterrumpido de emociones. El Adagio resuena la sensibilidad tardo-romántica gracias al tema triste y melancólico de la viola que cita la nana del Wozzeck, al cual responde un motivo expresivo en estilo recitativo del violín, más luminoso y optimista. El Scherzo cae sobre el oyente de improviso con una serie di pasajes brillantes, ligeros y vivaces. En el Notturno, en el que Shostakovich retoma el tema del precedente Adagio, se pueden percibir tres elementos expresivos: el canto elegíaco que parece una oración, los dolientes recitativos del violín y de la viola que cuentan el tormento del alma y los acordes “pizzicati”, separados por pausas que confieren misterio. El Allegro final, el movimiento más complejo del cuarteto, pone de manifiesto la vena irónica del compositor, gracias a episodios contratantes y diferentes tipos de escritura. Tras una última pausa meditativa, en la que aparece fácilmente identificable el “motto iniziale”, el Quartetto se cierra de manera brillante, con una vivaz propulsión rítmica. (by Chiara Macri) (foto: Quartetto Nous)

Posted in Estero/world news, Mostre - Spettacoli/Exhibitions – Theatre | Contrassegnato da tag: , , , | Leave a Comment »